¿Quienes somos?

Tengo 52 años de edad y estoy intentando ser anti-envejecimiento.

El bombardeo de consejos antienvejecimiento está en todas partes. Está escrito en la etiqueta de mi crema de noche, en mi receta de zumo ecológico, lo repiten hasta la saciedad en clase de yoga. Es un tema discutido por amigos y colegas.

Está incluso… en mí.

Pero, ¿qué significa realmente?

Si soy honesto, esto es exactamente lo que quiero. Quiero vivir hasta viejo, pero sentirme y parecer de treinta (aceptaría hasta hasta cuarenta).

Juan José Perez Altos – Editor del blog.

 

¿Y quién no lo desearía? ¿No es preferible ser joven y bella que vieja y arrugada? Todos hemos sido persuadidos a pensar que la piel lisa y los cuerpos jóvenes son preferibles a los cabellos canosos, las frentes arrugadas y las manos arrugadas.

Pero espera. Me encantan las manos arrugadas.

Me recuerdan a mi abuela. Recuerdo haber visto esas manos, las venas abultadas y los nudillos grandes, amasando pan, pasta y recogiendo pimientos del jardín. Esas manos bailaban cuando contaba una historia, tocando la mesa, señalando rítmicamente para enfatizarla, tocando el piano en el aire.

La abuela no era antienvejecimiento y sin embargo estaba llena de energía y vigor. La imagino bailando, con las rodillas en alto, sonriendo ampliamente, sin preocuparse por las arrugas o su cintura.

Estaba a favor del envejecimiento. Y vivió una larga vida también.

Lo sorprendente es que la investigación médica indica que las personas con una imagen positiva internalizada del envejecimiento viven en promedio 7 años (y medio) más que aquellas con un sesgo negativo.

Lo que esto significa es que para aumentar la longevidad debemos aceptar el envejecimiento. Y deja de creer en el mito de que el antienvejecimiento es opuesto al vigor y el bienestar.

El envejecimiento tiene sus ventajas, sólo tenemos que descubrirlas. Y hacerlo más atractivo. Que sea una experiencia más diversa, rica e incluso sorprendente.

Compartir